loader image

Bentley Unifying Spur: homenaje a la diversidad

Fuente: El Mundo Motor. Fecha noticia: 31/05/21

Bentley pidió a uno de sus diseñadores un ‘Art Car’ partiendo de un Flying Spur para celebrar la diversidad sexual, social, religiosa… Y este es el resultado.

Las formas de sentir y vivir en este mundo, las más estándares pero también las contrarias y complementarias, son las que han motivado la creación por parte de Bentley de un Art Car muy especial, un Flying Spur al que han llamado Unifying Spur, que significa algo así como “estimulo de unificación”.

En realidad cualquier motivo nos parece bueno para que un coche sirva de lienzo de una obra artística, pero en Bentley han explicado sus razones: resulta que han creado un plan de diversidad e inclusión para los trabajadores de Bentley. Es decir, poner más atención para lograr que haya trabajadores de cualquier tendencia sexual, procedencia, clase social y religión. Pero también esforzarse para reconocer lo antes posible los talentos que ya están en sus filas y permitirles crecer dentro de la empresa.

Lo explicaba así Astrid Fontaine, miembro del Consejo de Administración de Bentley: “la diversidad y la inclusión son muy importantes para nosotros y, como parte de nuestro programa Beyond100, nos hemos propuesto el reto de convertirnos en el fabricante de coches de lujo más diverso. Para nosotros, esto significa garantizar que haya compañeros de todas las profesiones y condiciones sociales en nuestra estructura de gestión”.

El plan suena muy bien y querían que este compromiso se visibilizara. Pero es evidente que no iban a crear un coche con un diseño específico para ello porque costaría una millonada. La solución la han encontrado entre sus trabajadores, y más en concreto en el equipo de diseño.

Mira por dónde Rich Morris, uno de los diseñadores, no solo sabe definir la forma de los coches sino que también pinta y esculpe en su tiempo libre. Así que tenía ‘todos los números’ para que le tocara decorar el Flying Spur de color blanco. Y para hacerlo ha empezado tomando la bandera Progress. Por si no te suena esta bandera, te contamos que es una bandera gay que incluye el color marrón y trata de representar también a las personas Trans y a las de color.

Tomando estos colores, Morris ha creado un diseño que podría pasar perfectamente por la obra de un cotizadísimo diseñador: una única línea que representa caras y figuras danzantes y acaba con la palabra “love” escrita por duplicado sobre el capó. Todo ello, por supuesto, con manchas sacadas del color de esta bandera para representar mejor la filosofía que se busca.

Ni se va a vender, ni se va a subastar. Suponemos que se quedará para siempre en la sede de Bentley y de vez en cuando se verá en eventos de la marca. Y mejor que nadie lo conduzca, porque es una auténtica obra de arte.