BMW: 5 frikadas de la marca que pocos conocen

Fuente / Autobild. Fecha noticia: 01/02/21

Cuando uno profundiza en las curiosidades de un gran fabricante, parece que ya está dicho, pero lo que para unos es algo básico, para otros es algo absolutamente rompedor. Y viceversa, claro. Y BMW es un buen ejemplo.

1 – EL LOGO: ¿DEL AVIÓN AL COCHE?

La Bayerische Motoren Werke AG -Fábrica de Motores Bávara- (BMW) no empezó haciendo automóviles de cuatro ruedas, sino motores de avión, de motos, motocicletas en sí mismas… Y por eso, no es de extrañar que hoy mantenga su prestigiosa división BMW Motorrad, especialmente, cuando ha sido una exitosa línea de negocio desde la BMW R32 de 1923.

Sin embargo, en contra de lo que piensa mucha gente, el logotipo no representa una hélice de avión, porque hasta hubo un anuncio en 1929 con este elemento. Sin embargo, la realidad es que la imagen comercial se creó en 1917 con la bandera del Estado Libre de Baviera.

2 – EL PRIMER BMW FUE BRITÁNICO

Por eso, cuando uno visita el museo de BMW en Munich (Alemania), cerca de la fábrica original ‘Werk 1’, comprende la importancia de los orígenes.

De hecho, una de las joyas de la colección está en la zona de los pioneros: este BMW 31/5 PS DA2 de 1929, el Austin Seven que la firma fabricó bajó licencia de los británicos tras haber comprado la empresa automovilística Automobilwerk Eisenach y que dio origen a la división de coches.

3 – EL OTRO COCHE QUE SALVÓ BMW

Si después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) la nueva compañía vio afectada su continuidad como fabricante de motores de avión, la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) no dejó mejor parada la situación con una nueva derrota de Alemania.

Fueron, además, años muy duros de escasez y hambre, y la situación económica requería volver a mirar más allá de las propias fronteras para ofrecer un vehículo económico de adquirir y todavía más de mantener. Así, se buscó en Italia, la antigua aliada del Eje, y los ojos se pusieron en el Iso Isetta, más conocido en mercados como el español por ‘el Huevo’ -y en los años 90, ‘el coche de Steve Urkell’, ya que lo tenía el popular personaje de la serie de televisión estadounidense ‘Cosas de casa’.

Así, en los años 40, BMW lo fabricó bajo licencia, con sus propios motores derivados de la moto. Y siempre se dice que esta operación fue clave para ‘salvar’ la compañía y seguir creciendo en los años posteriores.

4 – EXTRAÑAS PAREJAS

Pero si te parecieron extrañas estas relaciones con Austin o con Iso, ¿qué me dices de las preparaciones?

Como ‘berlinas deportivas’ en las que se fueron convirtiendo muchas de sus creaciones, los BMW ya iban teniendo por sí mismos ese toque ‘sport’. Sin embargo, también en la marca alemana fueron recurriendo a ciertas ‘ayudas’, que se han mantenido hasta nuestros días.

Por ejemplo, aunque el departamento oficial para vitaminar estos coches sea BMW Motorsport (y la prestigiosa firma BMW M para motores, versiones y acabados), lo cierto es que tanto Alpina (1965) como AC-Schnitzer (1987) estarán siempre ligados a estos ‘tuneos’ de lujo, siempre más ligados a las prestaciones que a la cuestión puramente estética.

5 – SONIDOS DE CINE

En su más reciente gama de modelos eléctricos ‘i’, BMW también va a tener que añadir sonido ‘artificial’ a sus silenciosos modelos, con el fin de adecuarse a la normativa europea, que obliga a los fabricantes a hacer esto para reducir el riesgo de atropello.

En este caso, BMW ha recurrido al famoso músico y compositor de origen alemán Hans Zimmer, para que se encargue junto a su equipo de desarrollar esos efectos sonoros que serán la nueva marca de la casa a la hora de que aparezcan o se marchen sus coches 100% enchufables en un futuro muy próximo. Si tienes ganas de saber más, pincha en el enlace que hay sobre estas líneas, para leer la entrevista que le hicimos en 2019 en su estudio de Santa Mónica (California, EEUU).