¿Cuáles son los mejores familiares compactos del mercado?

Fuente / El País Motor. Fecha noticia: 15/09/20

Dos modelos de marcas exclusivas, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A, un icono de referencia, el Volkswagen Golf, y un aspirante con pretensiones, el Mazda 3. Y se impone el último, que es el más asequible y no desentona. Esta prueba enfrenta a cuatro familiares compactos de última generación, todos con carrocería cinco puertas, motores de gasolina y cambio automático, salvo el Mazda, que equipaba un manual.

Este tipo de modelos han dominado las ventas en Europa en las últimas décadas, y han sido los preferidos de muchas familias. Pero ahora acusan cada vez más la presión comercial de los SUV de su tamaño, que con su mayor altura y capacidad anterior parecen adaptarse mejor a los gustos y necesidades de las nuevas generaciones.

El Mazda 3 domina la prueba porque es el más competitivo: tiene el precio más asequible, también con cambio automático, e incluye el equipo de serie más completo, tanto en elementos de confort como sobre todo en seguridad. Y compensa la menor imagen de la marca japonesa con un diseño exquisito que entra por los ojos por su sencillez y delicadeza arrebatando ese argumento a sus rivales. Además, aporta un interior amplio y práctico, una tecnología mecánica sofisticada y diferente (Skyactiv-X) que destaca por su suavidad y eficiencia, y un comportamiento dinámico equilibrado y seguro. Y se vende con dos motores 2.0 de gasolina de 122 y 180 CV (desde 24.165 y 27.165) y con un 1.8 turbodiésel de 116 CV (26.165).

El Volkswagen Golf domina hasta que se valora la economía y destaca, como siempre, por sus valores tradicionales: imagen, sentido práctico, calidad mecánica y de conducción, y equilibrio de conjunto. Pero la octava entrega evoluciona tan poco la estética que apenas se distingue. En cambio, ha digitalizado el interior, viene muy dotada en seguridad y estrena una mecánica microhíbrida que ha gastado menos en la prueba. Se vende con cuatro versiones de gasolina, desde 110 CV hasta 245 CV en el GTi (de 24.535 a 42.290 euros), y dos 2.0 TDi de 115 y 150 CV (de 30.875 a 36.830).

El Mercedes Clase A es tercero y destaca por su imagen, con una carrocería baja y deportiva, y por su presentación interior, con un ambiente muy sofisticado. Pero no es tan amplio y práctico, y sobre todo cuesta más caro que los demás, sin que lo compense con un equipo de serie superior. Se vende con cinco motores de gasolina de 136 a 421 CV (de 29.825 a 74.000 euros), un híbrido enchufable PHEV de 218 CV y tres diésel de 116 a 190 CV (de 31.600 a 39.450).

El BMW Serie 1 no ha cumplido el año y supone una evolución muy completa en todo, desde la imagen, ahora más deportiva, al interior, ahora con más clase y presencia. Mantiene su calidad mecánica y deportividad, pero no destaca por habitabilidad ni maletero, y ha gastado más en la prueba. Y aunque cuesta casi lo mismo que el Golf, es el menos equipado. Se vende con dos versiones de gasolina de 140 y 306 CV (de 30.300 a 51.900 euros) y con tres turbodiésel de 116 a 190 CV (30.650 a 38.100).