loader image

¿De qué material debería elegir las llantas de mi coche?

Fuente: 20Minutos. Fecha noticia: 25/04/21

Hay cuatro tipos materiales disponibles para las llantas del vehículo, un elemento del coche que ha de ser resistente.

La evolución de la ingeniería automovilística ha mejorado el diseño de los vehículo y ampliado el rango de materiales que pueden utilizarse en su fabricación, consiguiendo así resultados mejores de los diferentes componentes del coche ante el uso, la climatología y el rodaje. Uno de estos elementos que ha evolucionado son las llantas: mientras que hace unos años salían de fábrica casi exclusivamente de acero, ahora hay más disponibilidad de materiales diversos para conseguir en las ruedas el resultado y las características deseadas.

Además, las llantas de un vehículo son un elemento muy personal y muy personalizable, que denota el espíritu y el gusto del conductor y propietario y le permite dar un toque distintivo a su vehículo. Desde Mapfre explican cuáles son los cuatro tipos de llantas más habituales y sus ventajas y desventajas a la hora de apostar por cada uno de ellos.

ACERO

Pasaron de ser las más habituales a quedar algo relegadas. Son muy resistentes al exceso de peso y los cambios de temperatura además de ser más sencillas de reparar porque no se rompen, sino que se doblan. Sin embargo, tienen un peso más elevado y, por tanto, un mayor gasto en combustible. Son las más baratas, pero estéticamente menos atractivas.

DE ALEACIÓN

Las llantas de aleación están fabricadas de una combinación de varios metales como el aluminio o el níquel. Están consideradas de gama media-alta y son ligeras, con gran control en curva y frenada. Resisten a altas temperaturas, lo que hace que los frenos funcionen mejor pero por otro lado son proclives a la corrosión galvánica, lo que puede causar fugas de aire en los neumáticos. Les afectan más los golpes y su reparación es complicada y, además, son más caras.

ALUMINIO

Son el tipo más equilibrado y con una mejor relación entre calidad y precio. Ofrecen bajo peso y por tanto un mayor ahorro en combustible, además de que su mantenimiento es muy sencillo y se reparan fácilmente. Sin embargo, presentan tendencia a agrietarse.

DE FIBRA DE CARBONO

Este tipo de llantas son más novedosas y de última generación, por lo que su coste de fabricación es más elevado. Además, no puede elegirse cualquier llanta de fibra para el vehículo: es necesario que cumplan determinados estándares. Sí son las más ligeras del mercado y poseen una gran resistencia y la máxima rigidez, por lo que favorecen el rendimiento del coche.

Existe un quinto modelo de llantas, fabricadas en magnesio, que es típico de los vehículos de competición, como rallies o la Fórmula 1, aunque fueron un modelo muy popular durante la década de los 60.