loader image

Diez cosas que hacemos mal al lavar el coche

Fuente: 20Minutos. Fecha noticia: 28/06/21

Utilizar productos de limpieza del hogar de manera errónea o no seguir un orden adecuado pueden estropear el coche.

La limpieza del coche no es un gesto baladí, ya que de ella depende el buen estado de la carrocería y la pintura del vehículo. Al mismo tiempo, ayuda a evitar multas como las relacionadas con la suciedad acumulada en la matrícula, que tras la primavera y la época de lluvias no es raro que esté manchada de, por ejemplo, barro.

No sirve con limpiar el coche de cualquier manera, rápido y habitualmente mal. Es muy importante lavar el exterior paso a paso siguiendo un orden adecuado y, bien sea a mano o en un box de lavado con pistola, utilizar los productos adecuados. Cometer ciertos errores puede tener un error fatal para la pintura o provocar un resultado contraproducente, restando brillo a la carrocería. Los diez errores que más se suelen cometer cuando se limpia el coche son:

  1. No lavarlo de manera habitual. Es importante quitar la suciedad de manera regular, para evitar que se incruste y dañe la pintura o corroa la carrocería. 
  2. Utilizar productos inadecuados. Los detergentes caseros o lavavajillas no son adecuados para el coche y pueden dañarlo. Así mismo, no es recomendable usar limpiarhornos en las llantas. 
  3. ​Empezar a limpiar de abajo a arriba. Normalmente, la suciedad se acumula más en la parte baja del coche (ruedas, el humo, el barro…). Empezar a limpiar a mano por abajo extenderá esa suciedad hacia arriba.
  4. ​Limpiar el coche o secarlo al sol. Esto provocará cercos en la pintura y un brillo irregular. 
  5. ​Olvidar los marcos interiores de las puertas. Cuando limpiamos el exterior y el interior, no hay que olvidar estas zonas en las que se acumula polvo y suciedad. 
  6. ​Olvidar las escobillas de los limpiaparabrisas. La suciedad acumulada puede afectar a su funcionamiento. 
  7. Rascar los excrementos secos. Para eliminar los excrementos de los pájaros hay que ablandarlos primero, pero nunca rascarlos ya que pueden arrancar la pintura. 
  8. Usar agua a presión muy cerca de la carrocería. Es importante mantener al menos 30 centímetros para evitar daños.
  9. No repasar correctamente los cristales. Unas lunas con brillos o con zonas sucias limitarán la visibilidad del conductor. 
  10. Usar el mismo cubo de agua en el lavado manual. Lo mejor es disponer de diferentes cubos de agua, o irla cambiando, para no esparcir suciedad y limpiar el coche a fondo.