loader image

El coche de ocasión gana terreno en Europa

Fuente / Motor.es. Fecha noticia: 14/12/20

 

El sector del automóvil en Europa está viviendo importantes cambios impulsados por la pandemia del coronavirus. La movilidad privada gana peso y el coche de ocasión se convierte en una de las principales opciones por las que apuestan los conductores del Viejo Continente. Un auge que se traduce en un notable incremento de las búsquedas y ventas de coches usados.

En un contexto como el actual es de sobra conocido que los consumidores han cambiado su forma de comprar vehículos y de relacionarse con el concesionario. ¿Pero están satisfechos los consumidores con esta nueva realidad? Un estudio internacional elaborado por la consultora JD Power ha analizado si los clientes están satisfechos con su experiencia de compra en el concesionario tras el impacto de la COVID-19.

La pandemia causada por el coronavirus ha sido un auténtico «cisne negro» para el sector del automóvil europeo. Lo cierto es que los dramáticos efectos que está teniendo esta pandemia tanto sobre la actividad industrial como comercial, ha trastocado de manera evidente los planes de las marcas de coches. Se están produciendo importantes y grandes cambios internos debido al auge de una demanda inesperada hace apenas un año. Y es la expansión del coche de ocasión en Europa.

Desde hace unos cuantos meses, en el momento que se dejó atrás la peor parte de la primera ola de la pandemia, muchos ciudadanos del Viejo Continente vieron necesario reorganizar su vida diaria y dejar a un lado el transporte público para apostar por la movilidad privada. Es ahí donde entra en juego el coche de ocasión. Lo cierto es que ha habido un aumento masivo en el interés de los compradores por los coches de ocasión con un claro objetivo. Evitar el transporte público.

El coche de ocasión en boga para evitar el transporte público

La pandemia está dibujando tendencias que están marcando el futuro más inmediato del sector del automóvil. La movilidad privada y los coches de ocasión ganan peso entre los compradores europeos. De acuerdo con los datos publicados por IHS Markit, en mercados como Francia, Alemania, Italia, España, Suiza y el Reino Unido, existe un cambio significativo de tendencia hacia los coches usados.

En no pocas ocasiones, buena parte de esta demanda se deriva directamente a coches de segunda mano muy antiguos. La premisa es poder disponer de un coche propio con el que evitar usar el transporte público. No importa que sea un automóvil antiguo. Entre los meses de julio y septiembre de 2020 las ventas de coches de ocasión crecieron un 16% en Francia. Por el contrario, las matriculaciones de coches nuevos cayeron más de un 5% en dicho mercado. Una situación que se puede extrapolar a otros mercados europeos.

Las búsquedas en internet de los llamados «coches mileuristas» en Francia, Países Bajos y Bélgica se ha disparado en los últimos meses. Además, y en contraste con lo que está ocurriendo con las ventas de coches en Europa, una parte importantísima de las transferencias de vehículos de ocasión que se están registrando en el Viejo Continente corresponden a coches diésel.

El coche de ocasión en España

Si ponemos el punto de mira en España, el mercado del vehículo de ocasión ha demostrado una enorme capacidad de recuperación. Tras una notoria caída de las transferencias de coches usados, las ventas se recuperaron en forma de «V». Una recuperación que contrasta con las matriculaciones de coches nuevos, que están luchando por «salvar los muebles» en un año aciago.

En caso de cumplirse las previsiones con las que se trabaja en el sector, 2020 cerrará con más de 1.8 millones de coches de ocasión vendidos. Una cifra que, de alcanzarse, supondrá una caída de las operaciones del 14% con respecto a 2019. Si bien se trata de un mal resultado, es bastante bueno si ponemos en contexto la situación actual del mercado y, en especial, los problemas a los que ha tenido que hacer frente el sector del vehículo usado.