loader image

El nuevo coche de Iker Casillas que ha hecho enloquecer a los ‘instagramers’

Fuente /Autobild. Fecha noticia: 18/02/21

 

Sabíamos de él que es un apasionado de los automóviles. También que le gustan clásicos. Si a esto sumamos que es de la generación que creció pidiendo un reloj al que decir aquello de “KITT, te necesito”, no hay que buscar explicaciones para entender el por qué del nuevo coche de Iker Casillas.

El ex-portero y actual miembro de la Fundación Real Madrid ha publicado una foto en Instagram en la que presume orgulloso de su nueva adquisición. La carrocería negra, el capó interminable, los faros escondidos… Casillas no anuncia la marca y el modelo de su última compra, pero no es necesario pues resulta inconfundible.

¿El auténtico coche fantástico?

En efecto, el coche nuevo de Iker Casillas es un Pontiac Trans Am de 1982.

La pregunta que se han hecho muchos seguidores es si se trata del auténtico, del que conducía David Hasselhoff en la mítica serie de los años 80, cuando daba vida al inolvidable Michael Knight. Pudiera ser. A principios de año, KITT, el auténtico Coche Fantástico salió a subasta como parte de un lote de productos puestos a la venta por el propio actor y con la promesa de que sería el propio Hasselhoff quien entregara las llaves del vehículo.

No hay foto de Iker Casillas junto al actor, aunque lo que ha hecho dudar de si se trata del auténtico KITT es el volante: “el volante de KITT no era redondo, fallo”, dice uno de los seguidores del exjugador.

Un Pontiac Trans Am

KITT era un Pontiac Trans Am dotado de tecnologías imposibles para la época en la que se coló en las televisiones de millones de personas.

Lo apodaron El Coche Fantástico porque era capaz de hacer muchas cosas que hoy son habituales, pero que entonces supusieron una auténtica revolución, como acatar órdenes por voz o mostrar información en el parabrisas (un visionario, como dice Casillas). Otras de sus funciones están todavía alejadas de los vehículos de gama media, como el cristal blindado, la impresora 3D, el lector de huellas digitales o el depósito de gas lacrimógeno.

El modelo de ficción escondía bajo el capó un motor de Knight Industries Turbojet con postcombustión modificada, asociado a un cambio de ocho marchas con microprocesador, turbodrive y autopiloto. Para pasar de 0 a 100 km/h necesitaba 0,2 segundos gracias a la tecnología ‘powerboost’, y frenaba de 100 a 0 km/h en 4,27 metros. ¿El consumo? Poco más de 1,17 l/100 km.