loader image

El parabrisas laminado cumple 100 años

Fuente /Motor16. Fecha noticia: 14/04/21

El famoso Henry Ford comenzó a introducirlo en sus modelos a principios de los años 20 del pasado siglo

Uno de los elementos que más vidas ha salvado en las carreteras de todo el mundo, el parabrisas laminado, acaba de cumplir 100 años. Este invento de Henry Ford, que comenzó a introducirlo en sus modelos a principios de los años 20, cambió el rumbo de la historia del automóvil.

Los primeros coches no disponían de parabrisas y sus conductores debían utilizar gafas para protegerse. A principios del Siglo XX se comenzaron a introducir los primeros parabrisas, compuestos de dos hojas de cristal horizontales desplazables: cuando la mitad superior se ensuciaba, el conductor podía plegarla y seguir adelante. En 1915, Oldsmobile se convirtió en la primera marca que incluyó el parabrisas como un elemento en serie.

Esto pronto se convirtió en un problema. Con más coches en las carreteras, aumentaron los accidentes, en los que los cristales se rompían en mil pedazos. Debido a ello, el conductor solía resultar herido por los fragmentos de cristal que salían despedidos o sufrir lesiones tras atravesar el parabrisas de cabeza. Por ello, Ford decidió fabricar cristales de automóvil más seguros.

A finales de 1919 empezaron a desarrollar cristales laminados para automóvil y en 1921 se comenzaron a instalar en modelos de la marca, de forma opcional. El primer parabrisas laminado de serie lo montó un Rickenbacker en 1926.

Este parabrisas laminado ofrecía grandes ventajas: no se rompía en mil pedazos, sino en forma de tela de araña, impedía que los pasajeros salieran despedidos, y su resistencia aportaba una mayor integridad estructural del coche en caso de vuelco. Tan solo presentaba dos problemas: su capa interior de celuloide se decoloraba, se oscurecía y se volvía frágil con el tiempo, por lo que se perforaba con facilidad. Esto se consiguió solucionar en 1938, cuando Carleton Ellis patento una resina sintética transparente que no se decoloraba con el tiempo.

En los años 60, cuando la seguridad de los coches comenzó a ser importante, el avance de la tecnología permitió desarrollar parabrisas laminados más resistentes.

Grandes ventajas

El parabrisas laminado consigue mejorar el confort acústico gracias a su función aislante. Con ello, se consigue una conducción más cómoda y segura. Algunos parabrisas disponen de un laminado que puede reducir el nivel de sonoridad hasta en un 30%.

La lámina del parabrisas bloquea más del 90% de los rayos UV lo que protege los ojos y la piel de los ocupantes de las plazas delanteras. Además, algunos parabrisas ofrecen protección térmica al incorporar una lámina transparente de óxidos metálicos, que traslada menos calor al habitáculo.