loader image

¿En qué año se dejarán de fabricar los coches diésel y gasolina?

Fuente: 20Minutos. Fecha noticia: 19/05/21

La aprobación de la Ley del Cambio Climático fija a menos de 20 de años la extinción de los vehículos de combustible.

Lo que habían podido ser especulaciones hasta el momento ya han cobrado mucha más oficialidad y, si no pasa nada que trunque los planes establecidos tanto por España como por la Unión Europea, los coches con motores de combustible fósil tienen los días contados.

La fecha oficial para que este tipo de coches, motos y otro tipo de vehículos dejen de producirse es el próximo 2040, en menos de 20 años, tal y como lo recoge la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que fue aprobada la semana pasada por el Ejecutivo español sin contar con el PP, Más Madrid o Vox.

Pero, ¿esto significará que no habrá más vehículos contaminantes en las carreteras españolas? No. Esta Ley obligará a las marcas a comercializar única y exclusivamente modelos eléctricos y sin emisiones, pero no será hasta el año 2050 cuando los coches de combustible se eliminen por completo de las carreteras, contando con que un turismo dura, al menos, 10 años de vida.

Otro dato curioso es que la nueva ley no afecta solo a los combustible fósil, sino también a los híbridos, que deberán dejar de producirse para dejar el paso a los 100% eléctricos y a los coches de pila de hidrógeno.

La Unión Europea también se ha marcado sus propios requisitos en la línea de la reducción de emisiones y el apoyo a la movilidad eléctrica. Los objetivos de la UE respecto a la contaminación se cumplen, en parte, a través de mecanismos como las multas por exceso de emisiones impuestas a las marcas, pero también con el reparto de fondos que luego nutren planes como el de Recuperación español, dentro del cual se concibe el Moves III.

Los números que maneja la Unión son los de 30 millones de coches eléctricos en el total de los países miembro para 2030 y la reducción del 90% de las emisiones de efecto invernadero para el 2050, año en el cuál todos los vehículos de los países de la Unión Europa deberán ser cero emisiones, bien eléctricos o bien de hidrógeno.