loader image

Intercambio de baterías: la solución de Geely para no tener que cargar el coche eléctrico

Fuente: Autocasión. Fecha noticia: 27/05/21

Geely tiene la solución para no perder tiempo en recargar el coche eléctrico: ya trabaja con intercambiadores de baterías.

Cambiar las baterías de un coche eléctrico como si sustituyeras las pilas de un mando a distancia. Este es, a grandes rasgos, el principio del sistema de intercambio de baterías que están implementando algunas marcas automovilísticas chinas como Nio y Geely y que permite a los coches eléctricos montar rápidamente una batería cargada y continuar el viaje sin tener que esperar por recargar.

Ver la batería como un servicio y no sólo como una propiedad ya es habitual en China, donde ya funcionan estaciones de intercambio de baterías. En concreto, el Grupo Geely, que también es propietario de fabricantes europeos como Volvo y Lotus está invirtiendo muchos recursos en una infraestructura vinculada al intercambio de baterías en las ciudades más estratégicas para su negocio.

Al entrar en una de estos “intercambiadores de baterías”, se sustituye la batería descargada del coche por una con el máximo de autonomía, como si de un repostaje convencional en una gasolinera.

Geely la considera la solución ideal para quienes quieren superar rápidamente el obstáculo de la autonomía ya que el proceso es rápido, en torno a un minuto, y el conductor no tiene ni que salir de su automóvil.

Según Geely, el pago se realiza gracias a que el centro de sustitución de baterías «lee» la matrícula del vehículo y extrae de la cuenta del conductor el importe necesario para realizar el servicio. Con este automatismo, se eliminan los tiempos de espera y se evitan los contactos por el pago con tarjeta o con efectivo.

La marca china sostiene que el coste de cambiar la batería del coche eléctrico puede ascender a unos 7 euros en China, aunque se desconoce cuál podría ser el precio de un servicio similar en Europa.

Como decimos, la instalación de intercambio no sólo es capaz de cambiar una batería descargada por otra cargada de forma totalmente automática. Las baterías que se extraen de los coches que llegan vuelven a cargarse inmediatamente y reciben «actualizaciones» informáticas.

Los automovilistas chinos pueden usar una aplicación específica que les avisa de la estación de intercambio más cercana, indicando el número de baterías cargadas disponibles y los tiempos de espera.