loader image

Ocho averías de coche más frecuentes en verano

Fuente: ABC Motor. Fecha noticia: 18/07/21

El nivel de riesgo aumenta con la antigüedad del coche y un mantenimiento inadecuados

Las altas temperaturas estivales y el esfuerzo al que se somete el vehículo en los desplazamientos largos son las dos principales causas de las averías de coche durante el verano. El nivel de riesgo aumenta con la antigüedad del coche y un mantenimiento inadecuados. Teniendo en cuenta que el parque automovilístico español alcanza una edad media de 13,2 años y más de 7 millones de coches circulan con un mantenimiento inadecuado (de ellos, la mitad son vehículos de más de 11 años, según la Dirección General de Tráfico), las probabilidades de que un conductor sufra una avería en verano son elevadas.

El portal de compraventa de vehículos usados OcasionPlus analiza cuáles son las principales averías que se originan durante el verano:

1. Calentones: Un filtro taponado, una fuga del líquido refrigerante, un fallo en el termostato… Existen múltiples causas por las que el sistema de refrigeración del vehículo no es capaz de disipar el calor y provocar que la aguja de la temperatura suba hasta la zona roja del indicador. Es la causa clásica que origina los cientos de vehículos parados en los arcenes de las carreteras durante las vacaciones, sobre todo con retenciones o en subidas prolongadas.

2. Batería: Es una de las averías más comunes del verano, alcanzando un 30% de las que se originan durante estos meses.

3. Aire acondicionado: El uso excesivo del sistema del aire en el habitáculo puede derivar en numerosos problemas como el deterioro de la resistencia, el desgaste de los conductos que transportan el aire e, incluso, una posible fuga de gas refrigerante.

4. Sistema de frenado: Los discos de freno pueden deformarse por el calor de la presión y de la temperatura exterior, afectando a la eficiencia del proceso de frenado y, por lo tanto, a la seguridad vial.

5. Radiador: Una de sus principales funciones es mantener el motor refrigerado, por lo que la exposición a altas temperaturas afecta enormemente a su funcionamiento. Para evitar posibles averías se deben revisar los niveles de líquido.

6. Ruedas: El efecto del calor del asfalto produce un mayor desgaste en las gomas, aumentando las posibilidades de sufrir un reventón y perder el control del vehículo.

7. Válvula EGR: Es la pieza encargada de redirigir los gases con partículas contaminantes hacia el sistema de combustión para evitar que esas partículas se acumulen y lleguen al motor. En verano aumenta el nivel de partículas contaminantes en el aire por lo que se incrementa el trabajo que debe efectuar la válvula EGR, con lo que puede perder efectividad y averiarse.

8. Alternador: El uso excesivo del aire acondicionado y el sistema de refrigeración del motor durante los días más calurosos originan un sobreesfuerzo a esta pieza. Si está algo deteriorada, en verano aumentan las posibilidades de que se estropee.

«Los vehículos con más de 10 años son los que sufren más averías mecánicas, sobre todo, relacionadas con problemas de motor y eléctricos» apunta Fernando Rodríguez, CEO de OcasionPlus. «Invertir en un correcto mantenimiento del vehículo con revisiones periódicas es la mejor garantía al volante», añade. El mantenimiento responsable del vehículo permite no solo garantizar la seguridad vial sino también la eficiencia del vehículo al evitar un aumento en el consumo de carburante así como un gasto a causa de las averías.