loader image

Qué dispositivo de coche ha prohibido la DGT a partir de 2021

Fuente / Neomotor.  Fecha noticia: 19/01/21

Su mera tenencia conllevará una multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos del carnet de conducir.

La velocidad es una de las principales causas de accidentes de tráfico en España. Según el Balance de Siniestralidad Vial 2018 de la Dirección General de Tráfico (DGT), se posiciona como el segundo factor más concurrente, solo por detrás de la conducción distraída y por delante del alcohol.

Para hacer frente a este problema, la DGT cuenta con una amplia variedad de radares, más de 1.300 -fijos, móviles y de tramo- repartidos por la red viaria nacional, fabricados para controlar la velocidad y asegurar el respeto de las normas de circulación (también pueden llegar a controlar si llevamos el cinturón abrochado o si estamos utilizando el móvil al volante). Estos sistemas, especialmente temidos por los conductores, se disponen por todo el territorio español y el propio organismo actualiza periódicamente su localización en un listado compartido en su página web.

Su ubicación, pues, es pública, y son precisamente estos datos los que recogen los avisadores de radar como Google Maps o Waze. Estos dispositivos nos mantienen alerta y nos ahorran posibles multas, pero ¿son legales? Esta cuestión siempre ha generado cierta confusión entre los conductores, pero ahora aún más con la nueva propuesta del Anteproyecto de Ley que aprobó el Consejo de Ministros el pasado mes de noviembre y que reforma el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

Los avisadores de radar son legales porque ofrecen información ya publicada por la DGT

Esta medida, que está en espera de entrar en trámites parlamentarios para que el Congreso considere si es adecuada o no y dé luz verde a su puesta en marcha, tipifica como infracción grave “llevar en el vehículo” mecanismos de detección de radares o cinemómetros, lo que supondrá una sanción de 200 euros y la pérdida de tres puntos.

Aunque puede resultar confuso no lo es. Lo primero que hay que hacer es diferenciar entre aquellos dispositivos GPS que ofrecen alertas de la ubicación de los radares fijos y de tramo (información ya publicada abiertamente por la DGT), que son legales, y aquellos que han sido fabricados para detectarlos o inhibirlos, ambos ilegales. Vamos por pasos.

El detector es capaz de localizar un radar mediante las ondas que emite (tecnología Doppler) y avisar así de su ubicación. Este aparato permite saber dónde se encuentra exactamente un control y eludirlo. Es especialmente efectivo para identificar los cinemómetros móviles, ya que en la web de la DGT se facilita un tramo de carretera en el que se realiza la vigilancia pero en ningún caso se desvela el punto kilométrico. Tal como informa la Guardia Civil, los conductores que sean pillados con este dispositivo serán sancionados con una multa de 200 euros y la detracción de 3 puntos del carnet.

La nueva reforma se aplicará a detectores e inhibidores de radar, ambos ilegales

Por su parte, el inhibidor de radar tiene la capacidad de impedir que el cinemómetro realice la medición y capte la velocidad a la que circula el vehículo. El uso de este sistema conlleva el pago de 6.000 euros y la retirada de 6 puntos. Además, si los agentes descubren el taller que ha instalado el dispositivo lo multarán con 30.000 euros.

En la actualidad solo está sancionado el uso de dichos dispositivos durante la conducción, pero tras años de experiencia, la DGT se dio cuenta de que, ante un control vial, la mayoría de los conductores los desactivan para impedir que los agentes de Tráfico puedan acreditar su utilización, por lo que una vez aprobada la reforma se sancionará su mera tenencia.

“Los navegadores con o sin avisador de radar se consideran un elemento de apoyo al conductor en la decisión del itinerario y, más concretamente, una ayuda para elegir la ruta más segura. Y nos parece bien. Lo que no nos parece bien es que un inhibidor (que están prohibidos lo mismo que los detectores) te permita pasar a 180 km/h delante de un radar y evite que se te sancione”, explicó Pere Navarro, Director General de Tráfico, durante el encuentro digital que se celebró el pasado mes de diciembre.

“La finalidad de llevar en el vehículo un detector de radar o cinemómetro es la de su utilización para evitar ser denunciado y eludir la posible denuncia, creando en quien infringe un sentimiento de impunidad ante las infracciones por exceso de velocidad, tan comunes en la producción y agravamiento de los accidentes de tráfico”, concluyó el Director.