loader image

¿Qué es el gasóleo modificado y cómo puede afectar al coche?

Fuente: 20Minutos. Fecha noticia: 11/06/21

La reciente desarticulación de una red que vendía gasóleo modificado, delito por el cual han sido detenidas 22 personas de diversas nacionalidad, hace saltar las alarmas sobre la calidad de los hidrocarburos y los diferentes tipos disponibles en el mercado, además de las dudas sobre si este tipo de carburantes pueden dañar la mecánica del coche.

Además de por un fraude fiscal relacionado con el cobro del IVA y de Impuesto sobre Hidrocarburos, esta organización criminal también está acusada de cometer un fraude de consumo. El gasóleo distribuido por esta asociación ilícita no había estado sometido a ningún tipo de control ni comunitario ni a su llegada a España, por lo que no se había podido asegurar la calidad de su composición.

Desde que se implementó la Ley de Hidrocarburos en este país, todo el carburante que se distribuye pasa por una serie de pruebas que aseguran el cumplimiento de unos mínimos estándares de calidad. Sea en surtidores low cost o en distribuidores de combustible de gama premium, tanto la gasolina como el diésel que se sirven en España ha pasado los pertinentes controles de calidad, asegurando así que no van a ser dañinos para el motor del vehículo.

Sin embargo, en el momento en el que los carburantes no pasan ningún tipo de control, pueden haber sido modificados con sustancias que cambien su composición o los diluyan para sacar una mayor rentabilidad económica por litro de combustible a costa de dañar la mecánica de los vehículos. A esto se refiere el término combustible modificado, cuyas propiedades alteradas pueden dañar los inyectores del motor, las bielas y otra serie de componentes de carísima reparación.

Este caso no quiere decir que todas las estaciones de servicio que proporcionan combustible low cost sean ilegales o los carburantes sean perjudiciales para el coche, ya que la Compañía Logística de Hidrocarburos se encarga de distribuir los carburantes según los estipulado por normativa y la diferencia de precio se debe a los aditivos que pueden mejorar el rendimiento del motor, pero nunca perjudicarlo.