loader image

Volvo no sólo quiere descarbonizarse con coches eléctricos, también va a usar el primer acero sin combustibles fósiles

Fuente: Motor Pasión. Fecha noticia: 19/06/21

La descarbonización es la gran meta a la que quiere llegar la industria del automóvil, y Volvo ha decidido ir un paso más allá reduciendo sus emisiones antes incluso de arrancar ninguno de sus coches.

Volvo Cars ha firmado un acuerdo con el fabricante de acero sueco SSAB para investigar sobre la producción de aceros de alta calidad sin utilización de combustibles fósiles.

De esta manera Volvo se une a la iniciativa Hybrit de SSAB, un ambicioso proyecto que pretende desarrollar una nueva generación de aceros de alta resistencia pero que no recurran a combustibles fósiles durante el proceso de fabricación.

SSAB ya tiene aliados que le apoyen en esta iniviativa. Por un lado cuenta con el productor de mineral de hierro LKAB y la compañía eléctrica Vattenfall. Con ellos y ahora con la ayuda de Volvo, SSAB pretende prescindir del carbón de coque necesario para la producción de calor.

Hasta ahora el coque era una pieza clave en la producción de acero, pero el proyecto tiene la intención de sustituirlo por hidrógeno y electricidad. Además electricidad proveniente de fuentes renovables. El resultado sería la primera vez que el ser humano consigue producir acero sin usar combustibles fósiles reduciendo su huella de carbono a casi cero.

El papel de Volvo en todo este proyecto es convertirse en el primer fabricante de coches que se abastezca de este tipo de acero realizado con hidrógeno, incentivando tanto la demanda de este producto como la economía interna de Suecia.

La fábrica piloto de Hybrit está ubicada en Luleå (Suecia), y de allí saldrán las primeras fases de acero limpio que Volvo podría utilizar en elementos de prueba y en algún concept car antes de de que SSAB lance este producto al mercado en 2026. Cuando sea posible, Volvo pasaría a utilizar este material en sus coches de producción.

La industria del acero es la responsable de un 7% de todas las emisiones de dióxido de carbono a nivel global, y un 35% y un 20% de las emisiones totales de los coches de combustión y eléctricos respectivamente. Según SSAB la tecnología Hybrit puede reducir las emisiones de CO₂ un 10% en Suecia y un 7% en Finlandia.

Para 2030 Volvo Cars quiere convertirse en una marca exclusivamente dedicada a los vehículos eléctricos y la descarbonización de todo el proceso de fabricación también es una necesidad fundamental para la marca sueca. De momento el objetivo de Volvo es reducir un 40% la huella de carbono de todo el ciclo de vida útil de sus coches entre 2018 y 2025, pero en 2040 quieren tener un impacto ambiental nulo.